Archive for noviembre, 2010


Tener fe…

Tener fe es “ACEPTAR” lo que Dios permite en nuestra vida aunque no lo entendamos, aunque no nos guste. Si tuviéramos la capacidad de ver el fin desde el principio tal como Él lo ve, entonces podríamos saber porqué a veces conduce nuestra vida por sendas extrañas y contrarias a nuestra razón y a nuestros deseos.

Tener fe es “DAR” cuando no tenemos, cuando nosotros mismos necesitamos. La fe siempre saca algo valioso de lo aparentemente inexistente; puede hacer que brille el tesoro de la generosidad en medio de la pobreza y el desamparo, llenando de gratitud tanto al que recibe, como al que da.

Tener fe es “CREER” en lugar de recurrir a la duda, que es lo más fácil. Si la llama de la confianza se extingue, entonces ya no queda más remedio que entregarse al desánimo. Para muchos creer en nuestras bondades, posibilidades y talentos, tanto como en los de nuestros semejantes, es la energía que mueve la vida hacia grandes derroteros. Pero todavía hay una forma mas elevada de creer. Saber que nuestra vida está en las manos de Dios y que Él es quien cuida de nosotros.

Tener fe es “GUIAR, DIRIGIR” nuestra vida, pero no con la vista, sino con el corazón. La razón necesita muchas evidencias para arriesgarse, el corazón necesita sólo un rayo de esperanza. Las cosas más bellas y grandes que la vida nos regala no se pueden ver, ni siquiera palpar, sólo se pueden acariciar con el espíritu.

Tener fe es “LEVANTARSE” cuando se ha caído. Los reveses y fracasos en cualquier área de la vida nos entristecen, pero es más triste quedarse lamentándose en el frío suelo de la autocompasión, atrapado por la frustración y la amargura.

Tener fe es “ARRIESGAR” todo a cambio de un sueño, de un amor, de un ideal. Nada de lo que merece la pena en esta vida puede lograrse sin esa dosis de sacrificio que implica desprenderse de algo o de alguien, a fin de adquirir eso que mejore nuestro propio mundo y el de los demás.

Tener fe es “VER” positivamente hacia adelante, no importa cuán incierto parezca el futuro o cuán doloroso el pasado. Quien tiene fe hace del hoy un fundamento del mañana y trata de vivirlo de tal manera que cuando sea parte de su pasado, pueda verlo como un grato recuerdo.

Tener fe es “CONFIAR” pero confiar no sólo en las cosas y en las personas, sino en el Dios que obra, actúa y habla a través de las personas. Muchos confían en lo material, pero viven relaciones huecas con sus semejantes. Cierto que siempre habrá gente que lastime y traicione tu confianza, así que lo que tienes que hacer es seguir confiando y sólo ser más cuidadoso con aquel en quien confías dos veces.

Tener fe es “BUSCAR” lo imposible: sonreír cuando tus días se encuentran nublados y tus ojos se han secado de tanto llorar. Tener fe es no dejar nunca de desnudar tus labios con una sonrisa, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes cuándo tu sonrisa puede dar luz y esperanza a la vida de alguien que se encuentre en peor situación que la tuya.

Tener fe es “ANDAR” por los caminos de la vida de la misma forma en que lo hace un niño. Tomados de la mano de nuestro padre. Tener fe es dejar nuestros problemas en manos de DIOS y arrojarnos a sus brazos antes que al abismo de la desesperación. Fe es descansar en Él para que nos cargue, en vez de cargar nosotros nuestra propia colección de problemas.

“Que en tu vida haya suficiente fe para afrontar y esperar que las situaciones difíciles cambien, y la necesaria humildad para aceptar que muchas veces el que tiene que cambiar, eres tú”.

Anuncios

Ahora…

Ahora es el momento de hacer lo que más quieres.
No esperes al lunes, ni esperes a mañana.
Que no aumente ante ti la caravana
de sueños pisoteados. Ya no esperes.

No reprimas por miedo o cobardía.
No postergues la vida con más muerte,
y no esperes más nada de la suerte,
que no hay más que tu tesón y tu energía.

Si tu sueño es hermoso, dale forma,
como esculpe el arroyo a la ribera;
como el viento que vive y se transforma.

Y para que todo resulte a tu manera,
redacta para ti mismo tu norma
y convierte tu otoño en primavera.

Existen mil caminos para amar…

Existen mil caminos para amar y cada quien encontrará
el suyo si se escucha a si mismo.

No permitas que nadie te imponga su camino.

Me parece que nos falta valorar lo maravillosamente único
que somos cada individuo, seguimos viendo y aceptando
diversos procesos que tratan de hacer a todo el mundo igual.

“Cada camino es únicamente uno en un millón de caminos”,
por lo tanto, siempre debes tener en mente que,
un camino es sólo un camino.

Si sientes que en este camino debes seguirlo,
no necesitas dejar de seguirlo en ninguna circunstancia.
Cualquier camino es sólo un camino.

No existe afrenta ni para ti ni para los demás si lo dejas,
si eso es lo que tu corazón te dice que hagas.

Sin embargo, tu decisión de seguir un camino o
de dejarlo debe estar libre de temor o ambición.

Te advierto: mira cada camino cuidadosa y deliberadamente.
Inténtalo tantas veces como pienses que sea necesario.

Después pregúntate a ti mismo y sólo a ti lo siguiente:
¿Tiene ese camino un corazón?

Todos los caminos son iguales, no conducen a ninguna parte.

Son caminos que atraviesan el matorral o van
al matorral o pasan por debajo del matorral.

¿Tiene este camino un corazón? Es la única pregunta a plantear,
si lo tiene, entonces el camino es bueno,
si no lo tiene, no vale la pena, si tu camino es el amor.

La meta no tiene importancia,el proceso tendrá corazón.”
Solo puedes ser “real” en tu camino.
Lo más difícil del mundo es tratar de ser algo que uno no es.
Lo más fácil en el mundo es ser tu mismo.
Lo más difícil es ser lo que otra gente quiere que seas.
No permitas que te coloquen en esta posición.

Encuéntrate a ti mismo,
Averigua quien eres, sé como eres,y entonces podrás
vivir con sencillez.

“Este soy yo. Acéptame como soy con todas mis
vulnerabílidades, con toda mi tontería, etc
Y si no puedes, entonces, sólo déjame ser.”
Se el creador de tu propio destino.

Yo forjo mi vida y nadie más lo hace por mí,
debo enfrentarme a mis propias carencias,
errores, transgresiones…Y mañana es otro día y
debo decidir levantarme temprano de la cama
y vivir nuevamente.”

Si no puedes…

Si no puedes ser el pino feliz
que ondea en la loma y el valle
quizás puedas ser el arbusto redondo
que adorna del pueblo las calles.

Si no puedes ser el arbusto redondo
que en su verde decora los campos
quizás puedas ser el poquito de grama
que con otros decora los prados.

Si no puedes ser misterioso y feliz
como el pez que descansa en océanos
quizás puedas ser el dorado y sutil
pececillo que nada en riachuelos.

No podemos jamás ser del bando ideal
capitanes y jefes de mando,
es también necesario y es muy eficaz
ser soldado de fila, marchando.

Hay trabajo que hacer, hay esfuerzos que aunar
y servir es conciencia y tarea,
la labor ideal, la función sin igual
nos atañe y nos toca de cerca.

Si no puedes ser pavimento sin fin
dedicado a dar paso a los carros
quizás puedas ser caminito feliz
que conduce del niño los pasos.

Si no puedes ser sol, sé una estrella fugaz
nunca pienses que habrá de afectarse
pero debes ser tú y tan sólo sé tú
anhelando hasta el fin, supérarte.

Si no puedes ser pino alto y robusto
que en la cumbre se baña de esplendor,
no te aflijas, sé un arbusto,
pero entre los arbustos, sé el mejor.

Si eres césped tan sólo en la pradera
embellece el camino con tus flores
y si sólo un pececillo fueras
sé el encanto del lago donde mores.

No podemos ser todos capitanes
si nadie es tropa, el esfuerzo es vano
en el mundo no hay lugar para titanes
tenemos obra al extender la mano.

Sé vereda si no puedes ser camino,
sé una estrella si no puedes ser sol
no ser grande es la gloria verdadera
cualquier cosa que seas, sé lo mejor.

CUANDO EL PAJARO BATE LAS ALAS



Se ha comprobado que cuando el pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detras de él. Volando en “V” la bandada completa aumenta por lo menos un 71% más de su poder que si cada pájaro volara solo. Las personas que comparten una dirección común y tienen sentido de comunidad pueden llegar a donde deseen más fácil y rápidamente porque van apoyándose mutuamente.

Cada vez que un ganso se sale de la formación siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente regresa a su formación para beneficiarse de poder del compañero que va adelante. Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso toma su lugar. Obtenemos mejores resultados si tomamos turnos haciendo los trabajos difíciles. Los gansos que van atrás graznan para alentar a los que van adelante y mantener la velocidad.

Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo, otros dos gansos se salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo. Se quedan acompañándolo hasta que está nuevamente en condiciones de volar o hasta que muere, y sólo entonces los dos acompañantes vuelven a su bandada o se unen a otro grupo.

(Autor desconocido)

Si nosotros tuviéramos la inteligencia y la audacia de los pájaros nos mantendríamos uno al lado del otro apoyándonos siempre y acompañándonos toda la vida.

¿Por qué has dejado de sonreír?


Desde hace un tiempo la sonrisa se ha borrado de tu rostro, eras una persona sonriente que contagiaba la alegría, una personas que siempre tenía una sonrisa para todos a pesar de cualquier circunstancia que estaba pasando.

Una persona que animaba a los demás, que apoyaba y sobre todo velaba por el interés de los demás. Sin embargo, algo paso, algún suceso en tu vida tuvo que pasar para que de pronto poco a poco fueras perdiendo aquella sonrisa que te caracterizaba, esa sonrisa que te hacia ser único(a) y que mas de alguno envidiaba.

Y es que a todos nos puede llegar ese momento, esos momentos en donde lo menos que queremos hacer es sonreír, esos momentos en los cuales sentimos que nada nos satisface, en donde por más que queramos esa sonrisa anhelada no aparece.

¿Qué piensa Dios de esto?, casi estoy seguro que El anhela ver nuevamente esa sonrisa, los últimos días ha tratado por diferentes medios de devolverte esa sonrisa en tu rostro, pero hasta este día has huido de eso, has querido escapar y encajonarte en tu actual estado de ánimo; quieres estar solo(a), no quieres hablar con nadie, has dejado de orar y de tener intimidad con el Señor, pareciera que la tristeza o depresión te ha tomado por asalto y te rehúsas a salir de ello.

Muy en el fondo de tu corazón quisieras salir de ello y ya no sentirte así, pero por alguna extraña razón no pasa nada, sigues igual y pese a que tienes la intención de renunciar a este sentimiento que te ata, no puedes. Hay personas que te quieren ayudar, más tú cada día tratas de alejarte de ellos y es que desde que dejaste de sonreír todo en tu vida está cambiando y no para bien.

Hoy es el día en el cual Dios quiere fabricar una hermosa sonrisa en tu rostro, quiere que sepas que no importando las circunstancias El siempre ha estado allí a tu lado y que a pesar que las cosas no salieron como esperabas, no significa que El no tiene cuidado de ti, al contrario significa que sus planes son mejores que los que tu tenias.

Es necesario que vuelvas a sonreír, porque la sonrisa es una expresión de alegría, de libertad, de seguridad, y si Dios te ha dado libertad, también te ha dado la seguridad de que El tiene el control de todo lo que en tu vida ocurre, aun cuando lo que estás viviendo parezca contrario, Dios puede hacer de eso contrario algo favorable a tu vida, simplemente confía y no dejes de sonreír, porque la sonrisa denotara en ti la seguridad que a pesar del momento difícil que estas pasando, al final TODO será perfecto, como Dios lo había planeado.

Sonríe, porque vales la sangre de Cristo, sonríe porque Él te escogió desde antes de la fundación del mundo, sonríe porque en tus momentos más duros y difíciles su mano te ha sostenido, sonríe porque hoy te demuestra una vez mas que no se ha olvidado de ti, sonríe porque el anhela ver esa sonrisa hermosa dibujada en tu rostro, sonríe porque ten la seguridad que Dios está actuando a tu favor.

Hoy no quiero que dejes de leer este escrito sin antes le regales una sonrisa de satisfacción al Señor y le digas: “Señor, yo creo en lo que estás haciendo y harás”. Aunque los momentos que estés viviendo no lo ameriten, jamás dejes de Sonreír, porque Dios está obrando a tu favor, porque al final todas las cosas te ayudaran a bien.

Mecanismos de ayuda

En resumen, el rencor es un sentimiento negativo y nada bueno se deriva de él. La parte positiva es perdonar y hacerlo con sinceridad.

Pero, ¿cómo lograrlo?

Primero debes convencerte de que no te puedes pasar la vida odiando o anhelando una venganza porque, a largo plazo, eso no es favorable para tu mente ni para tu cuerpo.

Es probable que te cueste trabajo, pero trata de analizar imparcialmente por qué la otra persona hizo lo que hizo.

Cuando logras comprender una forma de proceder, aunque no estés de acuerdo con ella, te es posible llegar a perdonar.

Ahora bien, es probable que perdones pero no olvides. Eso es normal, el problema viene cuando el recuerdo está acompañado por el odio.

Haz un esfuerzo por recordar las características positivas de esa persona o los momentos agradables que vivieron juntos. No dejes que el rencor te ciegue.

Para que una persona haya sido tu pareja, tu amigo o un colega con el que en cierto momento tuviste afinidad, algunas cualidades tienes que haberle visto para intimar con él o ella.

El hecho de que perdones a alguien no indica necesariamente que vuelvan a ser pareja, amigos o buenos parientes.

En realidad, es un simple proceso de autosanación para librarte del rencor y los pensamientos de venganza.

“Las flores no deciden, no tienen un comité, no tienen archivos, no toman decisiones, no hacen planes para el mañana. Cuando llega la primavera, florecen; cuando llega el otoño, a los árboles se les caen las hojas y se quedan desnudos. No hay tristeza en ninguna parte, los árboles no están llorando porque se les haya caído todo el follaje. No, también disfrutan de ello. Un árbol tiene su propia belleza cuando está desnudo bajo el cielo y sin hojas. Cuando brotan las hojas tiene también una belleza, pero esta belleza tiene una dimensión diferente.

La existencia ostenta todos los colores y nadie, excepto el hombre, hace planes. Nadie vive en el caos en el que vive el hombre porque, en realidad, con los planes estás intentando posponer la vida.

No hay ninguna necesidad de saber en qué dirección sopla el viento. Muévete con él. No te llevará por el mal camino porque toda la existencia es nuestra; dondequiera que acabemos, esa es nuestra casa. El viento no puede sacarte de la existencia, pero tu mente sí. Sólo tu mente es capaz de meterte en sueños irreales, ilusorios, que no existen, y te quedas tan atrapado en ellos que te olvidas de que la existencia nunca te lleva por mal camino, ¡es imposible!.

Sólo las personas espontáneas están sintonizadas con la existencia. Y sólo la persona espontánea está siempre dichosa, pase lo que pase, porque siempre está sintonizada con eso. No tiene deseos propios, no proyecta, no propone. Se ha aceptado a sí misma como parte del cosmos. Y a dondequiera que vaya la totalidad, esa persona va también con alegría porque, evidentemente, el todo es más sabio que la parte. Formamos una parte tan insignificante que toda nuestra planificación nos hace parecer estúpidos.

En todo este universo no hay planificación alguna. Todo se mueve sin ningún plan, profundizando cada vez más. Sólo el hombre sigue siendo superficial; no vive, y sigue pensando que algún día lo hará… pero ese día no llega nunca”.

Por…

Todas aquellas en las cuáles la vida
Está envuelta en sonrisas, lágrimas,
tristezas y felicidades.

Aquellas que sufren por hijos
que generaron y perdieron
Las que trabajan el día entero
En casa o en cualquier empleo

Quiero pedir por las madres
Que sufren por sus hijos enfermos
Quiero pedir por las niñas carentes
Y por las qué aún están dentro de un vientre

Por las adolescentes inexpertas
Por las viejitas olvidadas en asilos
Sin refugio, sin familia, cariño y amigos
Pido también por las mujeres enfermas
Que en algún hospital
aguardan por su hora fatal

Quiero pedir por las mujeres ricas
Aquellas que a pesar de la fortuna
Viven afligidas y en la amargura
Pido por almas femeninas mezquinas,
pequeñas y solas

Por mujeres guerreras de la vida entera
Por las qué no tienen como dar a
sus hijos el pan y la educación.

Pido por las mujeres deficientes
Por las inconsecuentes
Ruego por las condenadas,
aquellas que viven recluidas

Por todas las que fueron obligadas
a crecer antes del tiempo
Que fueron juzgadas,
O en alguna cama devastadas

Ruego por las qué mendigando en las calles
Sobreviven a pesar de esa tortura

Pido por la mujer
dominadora y por la traidora
Pido por aquella que sucumbió sueños dentro de sí. Por todas las que yo ya conocí

Pido por mujeres solitarias y por las ordinarias
Las mujeres de vida difícil
y que hacen de eso un oficio
Y por las qué se tornaron voluntarias
por ser solidarias

Ruego por aquellas
que viven acompañadas
Aunque tristes y amargadas
Y por todas que fueron abandonadas
Las que tuvieron que continuar solas
Sin un amigo, un hombro querido.

Pido por las amigas
Por las compañeras
Por las enemigas
Por las hermanas y por las parientas,
Suplico por aquellas que perdieron la fe,
Que se distanciaron de la esperanza,
Quiero pedir por todas que claman por venganza
y con eso se pierden en su inútil andanza.

Ruego por las que corren atrás de justicia
Que la buena gana de los hombres las asista
Pido por las que luchan por causas perdidas
Por las escritoras y las doctoras
Por las artistas y profesoras
Por las gobernantes y por las menos importantes

Suplico por las mujeres
que son obligadas a esconder sus rostros
Y amputadas del placer viven en el disgusto.

Quiero pedir también por las ignorantes
Y por todas que en el momento están gestante.
Por aquella mujer triste dentro
del corazón.

Que vive con el alma buceada en la soledad.
Por aquella que busca un amor verdadero.
Y pido por la que perdió la emoción
Aquella que no tiene más paz
dentro del corazón

Y ruego, imploro, por aquella que ama
Y que no correspondida, vive una vida sufrida

Aquella que perdió su amor
Y por eso, su alma se cerró
Por todas que la droga destruyó
Por tantas que el vicio denigró
Suplico por aquella que fue traicionada
Por varias que son humilladas
Y por las qué fueron contaminadas.

Madre, Virgen Santísima
quiero pedir por todas las mujeres
Que son la sonrisa y la voz
Que tienen el sentimiento más profundo
Porque fueron escogidas para generar y,
a pesar de cualquier cosa, Amar…
Independiente de quién sean
sus hijos, feos o bonitos
Amables o rebeldes
Perfectos o deficientes
Tristes o contentos

Madre, Virgen Santísima
ayúdales a continuar en esa batalla
En esa guerra diaria, en esa lucha sin fin
Ayúdales a ser felices como la gente siempre quiere
Dales coraje para continuar,
Dales salud para al menos intentar,
Resignación para todo aceptar,
Dales fuerza para soportar sus amarguras y a pesar de todo
continúan a ser sinónimo de ternura.

Perdónales por sus errores
Y por sus insistentes llamamientos,
Perdónales también por sus revueltas,
por sus lágrimas y sus derrotas,
Y no les dejes nunca madre, que pierdan la fe
y siempre que puedas
Pide por ellas al Padre
Y acuérdale que cuando él creó a EVA
No dejó con ella ningún mapa de orientación
Ningún manual con indicación
Ninguna instrucción de cómo vivir
De cómo… de todo vencer
Y aún así… consiguieron aprender.

Madre, Virgen Santísima
cuídalas y protégelas siempre a las mas bella creación
de Dios…las mujeres.

El esfuerzo…

1.- El esfuerzo siempre tiene su recompensa, el es cosa de valientes, de aquellos que no tienen miedo al fracaso, sino que lo ven como una oportunidad para levantarse y aprender de la experiencia para continuar adelante hasta lograr lo soñado. Esta es su recompensa.

2.- El esfuerzo nos permite entender que siempre se puede dar un paso más, que no somos de los que se quedan en el camino, de los que vence el cansancio, que al final del arco iris siempre hay un tesoro que encontrar y que allí nos esta esperando. Esta es su recompensa.

3.- El esfuerzo no nos deja ver puertas cerradas, nos permite ver puertas por abrir. Que por cada puerta que se cierra otras tantas se abrirán para encontrar lo que buscamos. Esta es su recompensa.

4.- El esfuerzo nos enseña a ver los problemas como: asuntos por resolver. Asuntos que al ser solucionados, nos permitirán avanzar al logro de nuestro objetivo. Esta es su recompensa.

5.- El esfuerzo nos hace sordos a las voces del fracaso y ciegos a las nubes negras que auguran una tempestad. Solo nos permite escuchar que si lo lograremos, que solo falta un poco mas, y nos permite visualizar no el monte por escalar sino, la satisfacción y alegría de estar en la cima. Esta es su recompensa.

6.- El esfuerzo nos permite conquistar donde otros fracasaron, nos autoriza a sentir en carne propia el significado de las palabras de Jesucristo: “al que cree todo le es posible”. El esfuerzo nos aprueba para ser ganadores. Esta es su recompensa.

7.- El esfuerzo nos dice que siempre podremos lograr nuestros sueños, pero para lograrlos, tenemos que aprender a tener nuestros ojos bien abiertos. Esta es su recompensa.

8.- El esfuerzo siempre será aquella acción indetenible, que alcanzara resultados y coronara nuestra vida con el exito. Aquella acción que no cree en el desanimo sino, en el volver a empezar. Esta es su recompensa.

9.- El esfuerzo no es simplemente una opción, es una decisión que deben tomar todos aquellos que desean otorgarse el triunfo, que por muy pequeño que sea para otros, siempre será su triunfo. Esta es su recompensa.

10.- El esfuerzo nos permitirá cumplir con el mandamiento y apropiarnos de la promesa de Dios que dice:” mira que te mando a que te esfuerces y seas valiente; ¡no tengas miedo ni te desanimes! porque el Señor tu Dios te acompañara dondequiera que vayas”. Esta es su recompensa.